Según una Encuesta de Innovación del The Economist, la mitad del crecimiento actual de la economía estadounidense proviene de empresas que no existían hace 10 años.

Los titanes corporativos empiezan a temer a “las chicas y chicos del garaje”. “Innovar o morir” no es en vano una amenaza. Es la dura realidad de la economía moderna y acelerada.

Muchas compañías han generado algunos de los productos más innovadores de la última década, pero sus empleados no se quedan sentados esperando a que se les ocurran buenas ideas.

Estas empresas han institucionalizado un proceso mediante el cual las ideas surgen a través de sesiones estructuradas y regulares de intercambio de ideas. Las actividades de generación de ideas son prácticamente una religión.

En un día cualquiera, múltiples sesiones brainstorming pueden llegar a generar cientos de ideas y consumir tanto chocolate como todo el mundo entero (el combustible preferido de los innovadores). De hecho, la generación colectiva de ideas es tan importante en estas empresas que si un miembro del equipo es sorprendido solo tratando de resolver un problema le llaman al alto. En muchas empresas tradicionales se dice que cuando estés atascado, debes volver a tu mesa y pensar más, porque te contrataron por ello, por tus habilidades personales en resolver problemas.

En las “nuevas” organizaciones, la cultura es exactamente la opuesta: tienes la obligación de buscar ayuda cuando estás atascad@. Estas empresas siguen algunas reglas muy simples para la generación de ideas:

➡️Define correctamente el #problema. Las mejores definiciones son aquéllas que se enfocan hacia el #usuario y no hacia tu empresa

➡️No juzgues, fomenta la escucha, provoca #divergencia (gran cantidad de ideas), sé visual ️y anima a que salgan ideas alocadas.

➡️Alienta a tu equipo para llegar a una meta, a un número determinado de ideas y ponlas todas en un mismo lugar. Leer las ideas de los demás nos pueden #inspirar en la generación de nuevas ideas.

➡️La generación de ideas empieza lentamente y va in crescendo hasta que se estabiliza. Intervén al principio, apártate después y vuelve a intervenir cuando la energía del equipo disminuya.

➡️Opta por la fluidez para cuando el equipo no para de lanzar ideas y por la #flexibilidad para que el equipo aborde una misma idea desde diferentes puntos de vista.

➡️Al finalizar la sesión, ordena todas las ideas en un canvas, digital o no, pero bonito.

➡️La lluvia de ideas es lo más parecido a una maratón. Empieza calentando y rompiendo el hielo para poner a las personas en el estado mental adecuado.

➡️Muestra, explica. Haz que tu equipo traiga ejemplos de la #competencia, objetos relacionados con el problema. Dales materiales que les permitan construir #prototipos de bajo nivel.

➡️ Realiza las sesiones de brainstorming por la mañana: las reuniones matutinas funcionan mejor.

➡️ No hagas sesiones de brainstorming con menos de 3 personas, pero tampoco con más de 10.

Y lo más importante…

Ten siempre chocolate a mano (estimula la creatividad)!!

Pin It on Pinterest

Share This
X