Tras el éxito de “Cómo redactar un insight y no morir en el intento” llega la segunda parte “Cómo enfocar un problema y no morir en el intento”

Los problemas deben enfocarse

Primera lección: los problemas deben enfocarse. ¿Qué significa realmente eso? Significa que debemos fragmentarlos en trozos más pequeños denominados enfoques, retos. Un mismo problema está compuesto por diferentes enfoques sobre los que podemos generar soluciones. Los problemas, como tal, son muy grandes como para poder ser solucionados tal cual nos llegan formulados. Necesitamos comprenderlos: qué pasa, a quién le afecta, cómo pasa, cuándo pasa, dónde pasa, por qué pasa… Necesitamos convertirlos en retos porque, así como no podemos solucionar los problemas, los retos sí. Con las respuestas a todas esas preguntas, éramos capaces de generar los insights y los insights nos permitirán ver los problemas desde diferentes puntos de vista. Pero, ¿cuál es el enfoque correcto? Muchos lo son, es una cuestión de priorizar y elegir aquellos cuyo abordaje nos permita resolver gran parte del problema inicial. Una cosa está clara: no podemos abordar todos los puntos de vista a la vez por una cuestión obvia de recursos escasos.

¿Cómo enfocar los problemas?

Si ya has entendido por qué necesitas enfocar el problema, veamos cómo se hace. Enfocar el problema consiste en generar, utilizando la información de los insights, preguntas. ¿Por qué preguntas? Porque llegados a este punto del proceso, ya estamos muy cerca de las soluciones. Tenemos mucha información sobre el problema. Ya solo nos falta generar ideas para solventarlo, es decir, dar respuestas al problema. Sin embargo, no podemos dar respuestas si no hay preguntas que inviten a soluciones. ¿Por eso, estas preguntas deben empezar por “Cómo podríamos…?” De ahí, el acrónimo en inglés HMW questions (How might we).

Una buena HMW question

Veamos ahora cómo redactar una buena HMW question. En primer lugar, cabe tener en cuenta que hacerlo es un ejercicio colaborativo, es decir, debe ser realizado en grupo y este debe ser prolífico. Al tratarse de una actividad divergente, el equipo debe ser capaz de generar tantos HMW como sea posible. Cuantos más HMW, más oportunidades de solución obtendremos. Las HMW questions no deben ser ni muy amplias ni muy limitadas y que incluyan la solución. 

Supongamos que queremos diseñar un nuevo WC público para la India. Un buen ejemplo de HMW question demasiado limitado podría ser:

  • ¿Cómo podríamos diseñar un nuevo WC público en la India que sea limpio, seguro a través de un pestillo especial?

Siguiendo con el mismo ejemplo, una HMW question demasiado amplia podría ser:

  • “¿Cómo podríamos rediseñar un nuevo WC público para la India?”

Una correcta HMW question podría ser:

  • “¿Cómo podríamos crear una sensación de seguridad en los WC públicos de la India? 

Con esta pregunta, podríamos ser capaces de generar muchas soluciones al reto. 

Para acabar, no olvides utilizar en las preguntas todo lo que has aprendido de los insights, focalízate en el usuario para quien quieres diseñar una solución y no en ti, utiliza un lenguaje positivo y, sobre todo, recuerda: no se solucionan los problemas, sino los retos.

Pin It on Pinterest

Comparte
X